Capitulo 1 Capitulo 2 Capitulo 3 Capitulo 4 Capitulo 5 Salida

Capítulo 4: Cómo eliminar su deuda

Si actualmente debe dinero de su tarjeta para consumidores o tarjeta de crédito sin financiamiento, le recomendamos elaborar un plan para cancelar esa deuda cuanto antes. Los cargos de financiamiento hacen que sea extremadamente caro seguir con el saldo. Existen varios métodos que puede utilizar para eliminar su deuda de manera eficiente.


Elabore una estrategia para cancelar su deuda
Con compromiso, una actitud positiva y algunas herramientas claves, usted podrá eliminar su deuda de manera eficiente:

  • Pague más que el mínimo. Le llevará 30 años deshacerse de una deuda de $2000 a un interés del 18 por ciento si sólo realiza el pago mínimo del dos por ciento.

  • Determine un monto fijo y realista que pueda pagar todos los meses.

  • Si utiliza el crédito, sólo cargue lo que pueda pagar cuando llegue la factura. No tiene sentido seguir sumando al saldo cuando su meta es cancelar toda la deuda.

  • Comuníquese con los emisores de su crédito para solicitar una reducción de tasas: si usted ha tenido un historial de pago largo y constante, es posible que le ofrezcan una alternativa mejor.

  • Analice la posibilidad de transferir sus saldos a tarjetas de crédito con tasas más bajas.

  • Analice sus estados de cuenta para ver en qué cuentas paga cargos de financiamiento más altos, luego cancele todo lo que pueda de esa deuda y realice el pago mínimo de las otras tarjetas. Una vez que haya cancelado esta cuenta, concéntrese en la segunda más cara.

  • Una vez que haya ahorrado una suma de dinero para emergencias, utilice el dinero extra para cancelar las deudas. No tiene sentido pagar un 18 por ciento de interés por una deuda mientras que por sus ahorros le dan dos por ciento de interés.

  • Si le dan un aumento o una bonificación, use parte de lo que recibe para bajar su deuda.

  • Revise su presupuesto y decida el destino que realmente quiere darle a su dinero. Quizá decida gastar menos en algunos artículos, aunque sea momentáneamente, para poder cancelar su deuda más rápido.

  • Cierre las líneas de crédito abiertas si son muy tentadoras.


Capital de la vivienda
Si usted es propietario de una vivienda, utilizar el capital de su vivienda para pagar una deuda sin garantía puede ser una decisión inteligente. Las bajas tasas porcentuales anuales, el interés deducible de impuestos y un pago mensual único pueden hacer que las segundas hipotecas resulten extremadamente atractivas. Las segundas hipotecas se presentan en dos versiones:

  • Préstamos sobre el capital de la vivienda: Con un préstamo sobre el capital de la vivienda, usted recibirá el efectivo en una suma global al momento de cerrar el préstamo. El plazo de pago generalmente se divide en períodos fijos, normalmente entre cinco y 20 años. La mayoría de los prestamistas otorgan préstamos por hasta el valor del capital de la vivienda.

  • Líneas de crédito sobre el capital de la vivienda: Una línea de crédito sobre el capital de la vivienda es una especie de crédito renovable. Una vez que se aprueba, usted podrá tomar prestado hasta un límite establecido, en incrementos restringidos. Algunos prestamistas cobran cargos por membresía o cargos por mantenimiento y transacciones cada vez que se retira dinero de la línea de crédito. El interés generalmente es variable y el plazo de pago generalmente es fijo.

Antes de decidir el tipo de segunda hipoteca, primero decida si realmente necesita una. Ambas tienen cargos que pueden anular sus posibles ahorros. Si gasta más de lo que gana, aprovechar el capital de su vivienda para cancelar una deuda de consumo es una solución a corto plazo que puede colocar a su vivienda en riesgo de ser ejecutada. Mucha gente se mete en problemas cuando utiliza el capital de la vivienda para cancelar deudas sin garantías y luego vuelven a cargar sus tarjetas de crédito. Este patrón de comportamiento desencadena en una situación muy difícil: sin capital de la vivienda, una deuda alta y falta de solvencia para realizar los pagos de las obligaciones financieras garantizadas y no garantizadas.


Refinanciamiento de su hipoteca
El refinanciamiento es el proceso mediante el cual se cancela un préstamo existente con el dinero obtenido a través de un préstamo nuevo y utilizando el mismo bien como garantía. Debido a que la tasa de interés de la nueva hipoteca es menor a la de la hipoteca anterior, el préstamo cuesta menos y podrá ahorrar dinero. La tasa de interés reducida disminuye el pago mensual de la hipoteca y libera efectivo para otros gastos, por ejemplo, para pagar deudas. Cada punto porcentual cuenta. Por ejemplo, si usted refinanció $200,000 de un préstamo a una tasa de interés del siete por ciento con un préstamo a una tasa de interés del seis por ciento, usted dispondría de aproximadamente $130 más por mes.

Si sólo le quedan unos pocos años de hipoteca y desea reducir los pagos, puede refinanciar el préstamo. Si bien una hipoteca nueva a largo plazo le costará más a la larga, puede liberar dinero para pagar deudas con alto interés hoy. También puede refinanciar si el valor de su vivienda aumentó, ya que le permite sacar capital para pagar cuentas, y al mismo tiempo obtener beneficios impositivos. No obstante, al igual que con cualquier opción relacionada con una hipoteca, asegúrese de estar en una situación financiera sólida antes de refinanciar la deuda, jamás debe arriesgar su residencia principal y su mayor bien.

Para determinar si el refinanciamiento será favorable para usted, debe comparar lo que se ahorra gracias al interés y el gasto adicional por los cargos asociados al refinanciamiento. Estos costos pueden ser altos y algunos prestamistas exigen que parte de ellos se paguen al momento de la solicitud. En muchos casos también es necesario contar con una buena calificación crediticia.


Préstamos de consolidación de deuda
Otra posibilidad es la de consolidar una parte o la totalidad de su deuda con un préstamo nuevo. Muchas instituciones financieras ofrecen préstamos sin garantía que pueden cubrir aunque sea una parte de lo que debe. La ventaja es que puede combinar sus pagos, facilitando su sistema de gestión de dinero y, si está en una buena posición crediticia, quizá pueda obtener una tasa de interés inferior a la que tiene ahora. No obstante, si no es así, prepárese para pagar más.

Tenga en cuenta que muchos préstamos de consolidación cobran un cargo por servicio y, como ocurre con las líneas de crédito y préstamos sobre el capital de la vivienda, si sus gastos exceden sus ingresos, un préstamo de consolidación de deuda es sólo una solución a corto plazo que a la larga puede perjudicarle.


Tomar dinero prestado de un plan de jubilación (retiro)
Si tiene dinero ahorrado en un plan de jubilación (retiro), podrá retirar fondos para pagar sus deudas, aunque esto originará consecuencias impositivas y multas costosas. Una opción mejor sería tomar dinero prestado de su fondo de jubilación (retiro). La mayoría de los planes ofrecen préstamos contra los aportes de hasta la mitad del saldo que posee, hasta un límite de $50,000. Las tasas de interés generalmente son mucho más bajas que las de las tarjetas de crédito comunes. No obstante, tenga en cuenta que si usted deja su empleo, deberá pagar el saldo restante del préstamo de inmediato. Si usted no puede pagar el préstamo, el IRS lo considerará una jubilación (retiro) anticipada.


Planes de Administración de Deuda (DMP, por su sigla en inglés)
Un DMP es un acuerdo elaborado por una empresa de consultoría de crédito durante una sesión exhaustiva de asesoramiento financiero. Es un acuerdo por el cual se realiza un pago a la empresa y ellos distribuyen el dinero entre sus acreedores. Durante el período de cancelación de deuda que dura entre tres y cinco años, usted deberá suspender el uso de todas sus líneas de crédito.

Los DMP son beneficiosos porque muchos acreedores reducen o incluso eliminan las tasas de interés y cargos, por lo tanto se destina menos dinero a los cargos de financiamiento y más a pagar el capital. Los pagos son constantes y a medida que se cancela totalmente cada deuda, se paga más al resto de los acreedores, lo cual lo convierte en un sistema muy eficiente. Y dado que es un pago mensual único en vez de varios pagos a lo largo del mes, a los clientes generalmente les resulta más fácil administrar el dinero.

Para saber si el DMP es el adecuado, un consultor analizará primero sus activos, ingresos, hábitos de gasto y deudas. Si sobra suficiente dinero después de pagar todos los gastos esenciales para pagar su deuda en el DMP, entonces será una de sus opciones.

Copyright © 2008 CCCS of San Francisco